Delicias, tierra de mastodontes y mamuts

Escrito por el noviembre 16, 2021

No es raro que en algún rancho o predio baldío de esta región se encuentren colmillos, mandíbulas u otros fragmentos de osamenta pertenecientes a megafaunas

DELICIAS.- Las llanuras y serranías semidesérticas que se extienden por los municipios de Camargo, Delicias, Meoqui, Rosales y Julimes estuvieron cubiertas, hace diez mil años, de pastizales, bosques y lagunas que atraían a numerosos ejemplares de mamíferos de gran tamaño entre los cuales se encontraron los mastodontes y mamuts, cuyos restos fósiles son el único recuerdo de su paso por estas tierras.

No es raro que en algún rancho o predio baldío de esta región se encuentren colmillos, mandíbulas u otros fragmentos de osamenta pertenecientes a un mastodonte o mamut, ya que estos parientes lejanos del elefante formaron parte de la fauna chihuahuense hasta finales de la Era de Hielo, junto con otras especies como el bisonte, el caballo y el armadillo gigante.

Saúl Ponce | El Heraldo de Chihuahua

Rodolfo Fierro Chavarría, quien es director del Museo de Paleontología de Delicias y que desde hace más de cuarenta años ha participado en excavaciones para rescatar fósiles, refirió que esta zona poseía un ecosistema similar al de la sabana africana, ya que había abundancia de pastos, árboles y agua gracias a que el clima era más húmedo y fresco, lo que a su vez atraía a la megafauna.

En esta parte del estado, señaló, uno de los primeros hallazgos de restos de bestias prehistóricas ocurrió en 1960 en el rancho propiedad de la familia Aguirre, enclavado en el municipio de Rosales, donde un grupo de trabajadores descubrió un gliptodonte o armadillo gigante cuando excavaban una noria.

También por la misma época, recordó Rodolfo Fierro, fue noticia relevante el encuentro de un mamut, pero esto aconteció en los terrenos de un yonke del Valle de Juárez, lo que incluso atrajo la atención de gente del otro lado de la frontera, interesada en adquirir los fósiles.

“En ese tiempo la gente creía que el mamut era algo excepcional, pero ahora nos damos cuenta de que es muy abundante. Donde quiera encuentras, es decir, donde quiera significa que es muy común, más común de lo que creíamos, por eso le pusieron Yonke “El Mamut” ahí el lugar donde lo encontraron”, afirmó.

Tiempo después en el rancho de don Lorenzo Treviño Santos, ubicado en Delicias, fueron localizados los restos de un mastodonte (animal más antiguo que el mamut), y en las tierras de Horacio González de las Casas, quien fue alcalde de este municipio, también encontraron huesos fosilizados de la misma especie de proboscídeo.

Posteriormente, en 1976, Roberto Rafael Fierro Chavarría, fundador junto con su hermano Rodolfo del Museo de Paleontología de Delicias, halló en las tierras agrestes del municipio de Julimes los restos de un mamut. Este fue el primer ejemplar conocido en aquella localidad.

Dichos fósiles fueron desenterrados en el sitio conocido como “Carrizo Viejo”, a 27 kilómetros de la cabecera municipal, donde más tarde se encontrarían restos de más ejemplares, por lo que es considerado un auténtico cementerio de mamuts. Este paraje se encuentra en el fondo de un arroyo donde, con el paso del tiempo, el deslave de los sedimentos dejó al descubierto los huesos de ejemplares de la fauna del periodo conocido como Pleistoceno, el cual terminó hace 9 mil años.

Si bien algunos de los fósiles de estos animales fueron trasladados al museo de paleontología para ser estudiados y exhibidos, ya desde finales del siglo XVIII los habitantes de Julimes tenían conocimiento de su existencia pero no lo habían reportado.

“Y nadie lo reportaba, sino que mi hermano fue el primero que trajo un hueso y avisó, que se dio, que se hizo público. Descubrir significa dar a conocer. Los primeros habitantes de América, antes de llegar los españoles, llegaron aquí pero no sabían que era otro continente, al menos no dejaron un escrito y dijeron: encontramos esto y queremos que lo conozcan”, enfatizó.

El último hallazgo de importancia ocurrió el 3 de julio de este año cerca de la comunidad de El Consuelo, municipio de Meoqui, donde de manera accidental un vecino, de nombre Arturo Carrasco Bernal, encontró un colmillo, el maxilar superior y los molares pertenecientes a un gonfoterio, animal de la familia del mastodonte, mientras extraía arena.

Lo anterior emocionó a los habitantes de la comarca, quienes acudieron por curiosidad a ver los restos localizados en El Consuelo. El lugar del descubrimiento quedó a resguardo del personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que se encargó de embalar y asegurar las piezas hasta hoy.

Las autoridades municipales de Meoqui pretenden poner en exhibición los restos del animal, para lo cual se adecuará un espacio el próximo año, tentativamente en el edificio de la presidencia municipal.

¿DÓNDE ADMIRAR LOS FÓSILES PREHISTÓRICOS?

En Delicias, el Museo de Paleontología tiene bajo su resguardo colmillos y fragmentos de mandíbulas, tanto de mamut como de mastodonte, además de muchas otras piezas fosilizadas pertenecientes a diferentes especies de dinosaurios y animales marinos como los amonites.

Otro museo, más pequeño, se encuentra dentro de la presidencia municipal de Julimes, donde se exhiben las defensas y otras piezas de mamuts localizadas en Carrizo Viejo y rancho El Uno, donde también hay una exposición permanente de fotografías históricas y objetos antiguos.

FUENTE https://www.elheraldodechihuahua.com.mx/local/delicias/delicias-tierra-de-mastodontes-y-mamuts-noticias-era-de-hielo-megafaunas-prehistoria-7480779.html


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


13 − 11 =


Current track
Title
Artist

Background