¿Impensable? La UE contempla impulsar su vacunación con la rusa Sputnik V

Escrito por el marzo 15, 2021

FOTO DE ARCHIVO: Una caja con dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra la COVID-19 tras su llegada al Aeropuerto Internacional Ezeiza de Buenos Aires, Argentina, el 28 de febrero 2021. REUTERS/Agustin Marcarian

Por Francesco Guarascio, John Chalmers y Emilio Parodi

BRUSELAS, 15 mar (Reuters) – De cara al público, la Unión Europea ha desestimado la campaña mundial de suministro de vacunas contra el coronavirus de Rusia como una maniobra de propaganda de un régimen indeseable.

Sin embargo, entre bastidores, los distintos países del bloque están recurriendo a la vacuna Sputnik V rusa en un intento por reforzar las lentas campañas para vacunar a sus 450 millones de habitantes, según dijeron a Reuters fuentes diplomáticas y representantes de la UE.

Un representante de la UE que negocia con los fabricantes de vacunas en nombre del bloque dijo a Reuters que los Estados miembros están considerando la posibilidad de iniciar conversaciones con los desarrolladores de la Sputnik V, necesitándose las solicitudes de por lo menos cuatro Estados de la UE para iniciar el proceso de adquisición.

Hungría y Eslovaquia ya han firmado contratos de compra de la vacuna rusa, República Checa está interesada, y el representante de la UE dijo que Italia estaba considerando utilizar el mayor biorreactor de producción de vacunas del país en una planta de ReiThera cerca de Roma para fabricar la Sputnik .

Bruselas ha recibido críticas por la lentitud del bloque en el despliegue de las vacunas, en un momento en que Reino Unido, que abandonó la UE en enero, ha comenzado a relajar sus restricciones a medida que acelera su programa de vacunación. Italia ha decidido endurecer sus restricciones, los hospitales de la región de París están a punto de saturarse y Alemania ha advertido de una tercera ola.

La UE ha firmado acuerdos con seis fabricantes de vacunas occidentales y ha iniciado conversaciones con otros dos. Hasta ahora ha aprobado cuatro vacunas, pero los problemas de producción han ralentizado su campaña de vacunación y algunos Estados miembros están buscando sus propias soluciones.

Si la Sputnik V se uniera al arsenal de vacunas de la UE sería un triunfo diplomático para Rusia, cuyo comercio con el bloque se ha visto obstaculizado durante años debido a las sanciones impuestas por su anexión de la península de Crimea y su intervención en el este de Ucrania.

También correría el riesgo de dividir al bloque entre los Estados decididos a no dar a Moscú ningún tipo de victoria y los partidarios de demostrar que Bruselas puede cooperar con el Kremlin.

«MENOS DESEABLES»

Un segundo cargo de la UE dijo que la planta de ReiThera fue mencionada por representantes de Italia durante una reunión como un posible emplazamiento para producir vacunas de COVID-19 desarrolladas por empresas distintas a la firma biotecnológica italiana.

ReiThera, que es propiedad del Estado italiano en un 30% y está desarrollando su propia vacuna contra la COVID-19, no quiso hacer comentarios.

Una portavoz del Ministerio de Industria italiano declinó comentar las conversaciones sobre el posible uso de la planta de ReiThera para fabricar la Sputnik V: «Produciremos todas las vacunas autorizadas siempre que sea posible».

Un portavoz de la Comisión Europea, que coordina las negociaciones con los fabricantes de vacunas, dijo que la UE no está obligada a iniciar conversaciones con los desarrolladores de la Sputnik V, incluso si el regulador de medicamentos del bloque aprueba la vacuna rusa.

No estaba claro si los Estados que han pedido envíos de la Sputnik V en acuerdos bilaterales estarían interesados en una adquisición conjunta de la UE. Los portavoces de los Gobiernos de la República Checa, Hungría y Eslovaquia no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Las negociaciones con los fabricantes de vacunas suelen durar meses antes de que se cierren los acuerdos de suministro, y un representante de la UE dijo que aún no se había tomado ninguna decisión sobre si dirigirse a los desarrolladores de la Sputnik V tras las conversaciones internas sobre el asunto.

Sin embargo, las deliberaciones entre los Estados de la UE muestran un notable cambio de rumbo con respecto a la vacuna rusa.

Durante meses, la UE ha expresado sus dudas sobre la Sputnik V, alegando la falta de datos y calificando la vacuna de instrumento de propaganda de política exterior del Kremlin.

El 17 de febrero, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, cuestionó las razones de Rusia para exportar millones de dosis a pesar de la lentitud de su implantación en el país, donde se ha vacunado a menos personas proporcionalmente que en la UE, según datos oficiales.

La semana pasada, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, volvió a poner en duda los motivos de Rusia para promover la Sputnik V.

«No debemos dejarnos engañar por China y Rusia, ambos regímenes con valores menos deseables que los nuestros, ya que organizan operaciones muy limitadas pero ampliamente publicitadas para suministrar vacunas a terceros», dijo. «Europa no utilizará las vacunas con fines propagandísticos».

No hubo reacciones oficiales desde Moscú y Pekín a los comentarios de Michel, aunque Rusia ha acusado anteriormente a la UE de politizar la cuestión de las vacunas de COVID-19.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


diez + 17 =


Current track
Title
Artist

Background