La casa inhabitable de Delicias

Escrito por el octubre 11, 2021

Quienes pretendían pasar la noche, amanecían durmiendo sin explicación alguna a las afueras del edificio

Cuentan que, en la ciudad de Delicias, en esa esquina de la Calle Segunda y avenida Novena Sur, hubo alguna vez una vieja casona que quedó abandonada y que, quienes en ella pretendían pasar la noche, amanecían durmiendo sin explicación alguna a las afueras del edificio.

Según narran los habitantes de aquella ciudad, la vivienda perteneció a Santiago González, hermano de quien fuera el segundo alcalde del municipio, Manuel González Espino, y afirman que tras la muerte del propietario, tanto los hijos como la viuda del difunto, abandonaron la residencia y salieron del estado de Chihuahua dejando la casa “abandonada” con todo y muebles dentro.

No fueron pocos quienes se hicieron cargo de velar el inmueble, y de estas vigilias se desprenden historias que señalan que la propiedad estaba maldita, por lo que nadie era capaz de despertar dentro de los muros de la casona luego de que quedaran finalmente dormidos, pues aquellos que así lo hacían, de manera espontánea, y sin la más mínima perturbación, eran sacados no solo del dormitorio, sino de la misma casa y colocados en la banqueta de la calle.

Abdiel, un entonces estudiante de agronomía que tuvo oportunidad de habitar en dicho lugar, narró sorprendido a un íntimo amigo suyo como aquella mañana, sin más, había despertado en medio de la banqueta con todo almohada y cobijas. Señaló a su también compañero de estudios, que no era la primera vez que esto ocurría, pues en menos de dos semanas, ya había despertado un par de veces de la misma manera.

Incrédulo ante el relato de su amigo, el joven Rolando decidió comprobar por sí mismo la veracidad de lo que había escuchado, por lo que pidió permiso a Abdiel de pernoctar con él en la casa fin averiguar lo que estaba ocurriendo.

Tras una intensa jornada de estudio, ambos fueron finalmente a dormir en sus respectivos dormitorios, ocupando en esta ocasión Rolando el cuarto de Abdiel, con la firme intención de no dormir y descifrar el misterio que le había llevado hasta allí esa noche. Pero poco pudo soportar el rigor que las horas tareas escolares, pues al cabo de algunos minutos quedó dormido mientras leía un libro.

Apenas tres horas después de que ambos amigos fueran a dormir, los fuertes ladridos de un perro los hizo salir del letargo en el que se encontraban, para verse a sí mismos, para su sorpresa, durmiendo uno al lado del otro en plena banqueta al exterior de la casa.

Fue entonces cuando una vecina se aproximó a ellos, sospechando lo que había ocurrido, y les comentó que el inmueble estaba maldito, asegurando que su ex propietario aún habitaba en él y no le gustaba que intrusos se quedaran a dormir en la casa.

La casona fue derrumbada luego de que el abandono y el descuido la convirtieran en una horrible y hedionda tapia, refugio de adictos y malvivientes. Sin embargo, previo a su demolición, por el lugar pasaron al menos una decena de inquilinos; ninguno de ellos duró mucho. En el lugar donde estaba la residencia fue construido un edificio de departamentos, sin embargo, los habitantes de estos afirman escuchar extraños ruidos durante la madrugada y ocasionalmente dicen ver sombras recorriendo las instalaciones.

Se dice, incluso, que uno de estos nuevos inquilinos ya fue sacado durante la madrugada.

Facebook: Crónicas de Terror en Chihuahua

Con información de Adrián Berrios

FUENTE https://www.elheraldodechihuahua.com.mx/cultura/la-casa-inhabitable-de-delicias-casona-recinto-abandono-relato-misterio-7319248.html

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


1 × 4 =


Current track
Title
Artist

Background